Aliento de Vida

 La llave de ANKH era un artefacto muy poderoso, que se le atribuía la capacidad de atraer y conservar:

“El aliento de vida y las fuerzas vitales”. 

El portador de la llave insuflaba aliento de vida al otro, y este lo recibía a través de las ventanas de su nariz.

Los egipcios sabían  que el sentido del olfato, era algo más que un simple sentido físico.

Cuando este sentido se abría, se comportaba como una vía de acceso hacía lo más profundo de nuestro Ser.

A través de esta vía, ciertas moléculas aromáticas, de “ACEITES PERFUMADOS PUROS”, restablecían la conexión interna con nuestra divinidad, reconduciéndonos  así de nuevo, al camino de La Vida Eterna. 

Nuestros cursos

¿Quieres ponerte en contacto con nosotros?
Contáctanos

Autor

Estefanía Bleda Giraldo.

¡Gracias por leernos! Si te ha parecido interesante, puedes inscribirte en nuestra Newsletter y estar al día de nuevas entradas de nuestro blog.

Síguenos en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *