Acúfenos y aceites esenciales



Los acúfenos no son una enfermedad en si misma. Se manifiestan como zumbidos, pitidos, silbidos, etc… de formas diversas, pueden percibirse de manera continua o a intervalos fuertes, o como una mosca revoloteando, son mas perceptibles en el silencio sin que exista una fuente externa que lo provoque. Esto puede producir irritabilidad y deteriorar la calidad de vida de la persona que los sufre, pero puede ser un síntoma que puede alertarnos de la presencia de diversos problemas en los oídos.

Afecta a millones de personas en todo el mundo, se define como una sensación objetiva o subjetiva. En caso de acúfeno o zumbido objetivo, el médico puede oír los zumbido además del paciente, generalmente es causado por el ruido del flujo de los vasos sanguíneos, provocando un sonido pulsátil. Suele asociarse a perdida de audición, o lesión de la cóclea o del oído interno.

La mayor parte de los acúfenos son subjetivos, lo que significa que solo el paciente puede oír los sonidos.

Tienen un impacto en la vida social, ya que impiden una comunicación de manera fluida sobre todo en situaciones ruidosas como en sitios públicos como un restaurante, etc… pero, si son más molestos o continuos, pueden derivar en alteraciones del sueño e interferir en el descanso y la concentración.

Generalmente los acúfenos son leves y transitorios, pueden darse tras un fuerte catarro o una gripe severa, estos suelen desaparecer  al cabo de dos o tres meses.  También pueden ocurrir por un traumatismo sonoro, como estar cerca de los altavoces en un concierto, o la explosión de petardos demasiado cerca de los oídos, trabajos expuestos a excesivos ruidos…. No obstante pueden aparecer a cualquier edad, es mas común a partir de los 50 años tanto en hombres como en mujeres. 

Según la American Tinnitus Association, el acúfeno grave representa el tercer síntoma más incapacitante que puede sufrir una persona, después del dolor intenso y los trastornos del equilibrio.

Las causas de los acúfenos o tinnitus:

  • Tapones de cera impactados.
  • Infecciones en el oído. 
  • Infecciones en la estructura del oído interno.
  • Exposición prolongada al ruido en exceso.
  • Perdida auditiva con la edad.
  • Medicamentos orto-tóxicos, algunos diuréticos, metales pesados, alcohol y determinados antibióticos.
  • Enfermedades sistémicas, hipertensión, diabetes, anemia, hipotiroidismo, sífilis, etc.
  • Trauma estructural craneal, o Temporomandibular.
  • Tumores en el oído.

 

Cómo puede ayudar la aromaterapia en los acúfenos  en los casos subjetivos.

Vía tópica:   una gota de cada uno de los siguientes aceites esenciales diluidos en un aceite portador vegetal como puede ser aceite vegetal de árnica,  masajeando alrededor de los oídos, cuello y sienes, y el punto R3 del Meridiano de Riñón (ver foto al final):

  1. Albahaca (Ocimum basilicum)  
  2. Helycrisum (Helichrysum italicum) 
  3. Geranio (Pelargonium asperum) 
  4. Enebro (Juniperus virginiana)
  5. Lavanda (Lavandula angustifolia)

 

Alrededor del oído y en el lóbulo de la oreja, en las sienes, en la parte posterior del cuello masajearlo suavemente por unos minutos para ayudar a la su absorción.

Nunca poner los aceites dentro del oído.

Trabajar el punto 3R con masajes

 

¡Gracias por leernos! Si te ha parecido interesante, puedes inscribirte en nuestra Newsletter y estar al día de nuevas entradas de nuestro blog.

Síguenos en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *