5 Razones para un tratamiento de aromaterapia sin resultados

Según el enfoque de nuestra escuela, que enseñamos en nuestra formación, los tratamientos de aceites esenciales están orientados a la curación física, mental, emocional y espiritual, es decir, tratamientos holísticos donde se busca lo que podríamos llamar la “sanación del alma”.

Es bien sabido que las moléculas aromáticas tienen un poderoso efecto sobre muchos aspectos del cuerpo y  la psique y se han utilizado de esta manera durante miles de años.

Aquí nos planteamos una cuestión que nos preguntan a veces, y es cuando un aceite esencial se utiliza y no se obtienen los resultados esperados. A veces, se trata de personas que simplemente han leído algo en internet sobre un aceite esencial y sus propiedades y les ha parecido adecuado y lo han comprado,  pero nada de lo que esperaban termina sucediendo.

Entonces,  ¿cuáles son algunas de las razones por las que esto puede ocurrir?

Las cinco razones más comunes que encontramos son:

  • El  aceite esencial está “muerto”  porque se ha comprado en una empresa que no tiene en cuenta las cualidades energéticas del aceite, las cuales tienen que ver tanto con la pureza y autenticidad como con calidad del material vegetal desde donde se ha extraído. Además, la producción industrial de alto rendimiento interrumpe la destilación antes de que hayan llegado todas las moléculas aromáticas para ahorrar tiempo y porque estas moléculas “menores” que tardan en llegar no se consideran importantes para el mercado masivo. Aunque los aceites producidos de esta manera a menudo se venden a bajo precio, un aceite caro no equivale automáticamente a una mejor calidad y vitalidad. Muchos de los aceites más caros pueden haber sido adulterados . Si buscamos un tratamiento para la curación física, mental, emocional y espiritual, es imperativo trabajar con aceites esenciales vivos de alta calidad donde la energía se haya tenido en cuenta durante todo el proceso, desde la cosecha hasta la botella, desde el envasado a la conservación y distribución, y finalmente, la conservación y cuidado cuando llega a las manos finales.  Es una buena idea conocer la filosofía de la empresa donde se adquieren los aceites. Se trata de algo más que ofrecer una cromatografía de gases/espectometría de masas, lo que también es necesario. Incluso los aceites que tienen buenos resultados de GC/MS pueden estar adulterados y carecer de la vivacidad que necesitamos.

 

  • El usuario del tratamiento está pensando en el aceite y no sintiéndolo. Para beneficiarse de la inteligencia de la planta a través de los aceites esenciales, es importante sentir la planta mientras se conecta contigo, y esto no se puede hacer a través de la mente. Es casi imposible pensar y sentir al mismo tiempo y este tipo de encuentro es de alma a alma: sucede a través del sentimiento. Esta es la razón por la que la comunicación intuitiva con las plantas, que también funciona con aceites esenciales, es fundamental para nuestro trabajo.

 

  • Otra causa sería equiparar el encuentro con los aceites esenciales al uso de un medicamento convencional alopático, donde tenemos unas expectativas y controlamos los pasos en el tratamiento, normalmente, con dosis no personalizadas ni adecuadas. Las plantas son las maestras de la comunicación no verbal. El truco consiste en soltar el control y dejar que la planta dirija el camino, sin pretender que la planta/aceite se alinee con nuestra energía.  Para beneficiarnos de su curación, somos nosotros los que nos alineamos con la energía de la planta.

 

  • Muchas veces puede ocurrir que aplicamos el tratamiento de aceites esenciales al igual que un medicamento convencianal. Sin embargo, a los aceites hay que dedicarles tiempo de calidad, pues se establece una amistad o alianza que va cambiando con el tiempo. Los beneficios tardan más en aparecer que con las medicinas alopáticas, y además son más sutiles al principio.   Es importante tomar conciencia de lo que está sucediendo, dar tiempo y prestar atención, por ejemplo, escribiendo sobre los cambios que se van notando. Conectarse con nuestra alma también lleva tiempo.

 

  • Y finalmente, quizá no se haya  elegido el aceite adecuado. Cuando elegimos el/los aceite/aceites por los síntomas, a menudo elegimos desde el ego, cuando se  la curación real está en otro nivel inconsciente, energético y del alma. En la curación energética, no tratamos el síntoma, tratamos a la persona en su totalidad. Este tipo de aplicación de los aceites esenciales es practicada por aromaterapeutas que conocen los aceites en todos los sentidos y han trabajado con ellos tratando “sus propias heridas” del alma,  lo que les proporciona la capacidad para contemplar en otros los aspectos inconscientes invisibles para la propia persona.

 

La conclusión es que no hay que rendirse. Acudir a un aromaterapeuta experimentado  antes de dejar de usar aceites esenciales para la curación física y psíquica profunda. La curación del alma lleva tiempo. Desarrollar una alianza curativa con un aceite esencial lleva tiempo, pero es una alquimia transformadora. 

Si te interesa saber más sobre la práctica de aromaterapia vibracional, te invitamos a nuestro curso. Para más información: Curso de Aromaterapia Vibracional – Escuela de aromaterapia Clásica y contemporánea (escuelaromaterapia.com)

Nuestros cursos

¿Quieres ponerte en contacto con nosotros?
Contáctanos

Autor

María C. Ruiz

¡Gracias por leernos! Si te ha parecido interesante, puedes inscribirte en nuestra Newsletter y estar al día de nuevas entradas de nuestro blog.

Síguenos en